Thinking woman with many colorful chart bubbles above isolated

¿Recién diagnosticado con Hipertensión Pulmonar? Se puede obtener información de distintas fuentes para aclarar las innumerables dudas que surgen acerca de la enfermedad.

Decía Francisco de Quevedo El que quisiere tener salud en el cuerpo, procure tenerla en el alma”

Es recomendable acudir a los médicos tratantes especialistas en Hipertensión Pulmonar ya que ellos pueden brindar información con base en el estado actual del paciente y orientar sobre los cuidados en cada caso específico. Otra muy buena opción es conectarse con otros pacientes para compartir experiencias y formas de manejar diversas situaciones en la vida cotidiana en el contexto de la vida personal, familiar y profesional. Se pueden conocer otros pacientes en los hospitales y clínicas cuando se asiste a las citas de control, buscando en internet organizaciones de pacientes que trabajan en beneficio del bienestar de los mismos y asistiendo a los distintos eventos y charlas que realizan éstas organizaciones y las instituciones de salud.

También se puede encontrar distintos recursos en internet en los cuales se encuentra información útil sobre la descripción de la enfermedad, síntomas, tratamientos actuales, cuidados especiales y hasta consejos para intentar llevar una vida normal; lo más importante es actuar de forma proactiva, tener una actitud positiva e informarse bien ya que esto ayudará a mejorar la calidad de vida del paciente y el pronóstico de la enfermedad.

A pesar que la Hipertensión Pulmonar es una enfermedad crónica, degenerativa,  compleja y sin cura hasta el día de hoy, hay formas de mitigar muchos de los efectos adversos de la misma que contribuyen al bienestar y al mejoramiento de la calidad de vida del paciente.

El autocuidado y tener hábitos de vida saludables como una alimentación balanceada, realizar ejercicios mentales y físicos de relajación, y aprender a manejar las situaciones cotidianas evitando el estrés, ayudarán a que los síntomas de la enfermedad se atenúen. También es muy importante tener una actitud positiva frente a la vida, pues nosotros somos lo que pensamos y reflejamos lo que sentimos, así es que en la medida que atraigamos buenas cosas a nuestra mente, reflejaremos un cuerpo y espíritu saludables, pues cabe recordar que cuerpo y mente son uno solo.

El apoyo de los cuidadores del paciente y sus médicos tratantes son importantes para mejorar el pronóstico de la enfermedad, sin embargo la mayor contribución está dada por la voluntad y decisión que tenga el paciente de cambiar la manera de vivir su vida, primero ACEPTANDO la enfermedad y  después adaptándose  al cambio, para mejorar su bienestar.