Los síntomas de la hipertensión pulmonar generalmente ocurren cuando la condición ha avanzado. Uno de los primeros síntomas de hipertensión pulmonar es la falta de aliento durante el esfuerzo físico, como por ejemplo subir escalones. También se pueden sentir los siguientes síntomas:

  • Fatiga
  • Mareos y desmayos
  • Edema en los tobillos, abdomen o piernas
  • Piel y labios de color azul
  • Dolor de pecho pueden ocurrir cuando el esfuerzo del corazón aumenta

Los síntomas varían en severidad y un paciente en concreto puede no tener todos los síntomas.

En estados más avanzados de la enfermedad, incluso la actividad más mínima puede producir alguno de los síntomas. Algún síntoma adicional puede incluir:

  • Ritmo cardíaco irregular (palpitaciones o una sensación punzante fuerte;
  • Pulso acelerado;
  • Dificultad de respirar en reposo.

Con el tiempo, se puede hacer difícil el hacer cualquier actividad a medida que empeora la enfermedad.