Las siguientes son algunas de las causas de hipertensión pulmonar:

  • La droga para dietas “fen-phen.” Aunque el “fen-phen”, una droga que disminuye el apetito, (dexfenfluramina y fentermina) se ha retirado del mercado, la gente que usaba fen-phen anteriormente tiene 23 veces más el riesgo de desarrollar hipertensión pulmonar, posiblemente años después.
  • Enfermedades del hígado, trastornos reumáticos, y enfermedades de los pulmones. La hipertensión pulmonar también puede ocurrir como resultado de otras enfermedades médicas, como por ejemplo la enfermedad crónica del hígado y cirrosis del hígado; los trastornos reumáticos como escleroderma o el lupus eritematoso sitemático (lupus); y enfermedades de los pulmones inluyendo tumores, enfisema, y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, COPD por sus siglas en inglés), y fibrosis pulmonar.
  • Ciertas enfermedades del corazón. Las enfermedades del corazón incluyendo la enfermedad de la válvula de la aorta, fallo del lado izquierdo del corazón, enfermedad de la válvula mitral, o la enfermedad congénita del corazón también pueden causar hipertensión pulmonar.
  • Enfermedad tromboembólica. Un coágulo de sangre en una de las arterias pulmonares grandes puede resultar en el desarrollo de hipertensión pulmonar.
  • Enfermedades de bajo-oxígeno. Vivir en altitudes altas, la obesidad, y la apnea del sueño también pueden llevar al desarrollo de hipertensión pulmonar.
  • Predisposición genética. En un número pequeño de casos la hipertensión pulmonar se ha heredado. El saber que alguien de tu familia ha tenido o tiene hipertensión pulmonar debería de llevarte a buscar una evaluación temprana en el caso de que sientas alguno de los síntomas.

La hipertensión pulmonar también puede ser causada por otras enfermedades, y en algunos casos, la causa es desconocida.